miércoles, 8 de marzo de 2017

martes, 7 de marzo de 2017

Quisiera saber

Me esta por venir y me salieron
tres granos,
que cercan mi boca y
me dan el marco justo
para decirme como la adolescente
-que ya no soy-

Quisiera saber como viven los de veintipico
en 2017,
cuales son sus prioridades,
cuantos pares de medias tienen,
si en invierno vale bañarse día por medio,
si llegan a fin de mes,
si alguna vez se enamoraron
al punto de olvidar los meses,
la economía,
la higiene,
el stock de medias.

Hace diez años
tuve un novio fugaz,
nos arreglamos una noche de carnaval,
pero al otro día se le ocurrió que yo era
muy tímida.

Escribí en el diario cosas
horribles sobre mi,
entrelazándolo al margen
donde yo era un reglón silencioso,
y él un nombre para dolerse.

Quisiera saber si recuerdan la importancia
de los ritos como tallar
iniciales dentro de un corazón
en el árbol de la cuadra,
O creer en el destino de las almas.
Quisiera saber qué creen importante. 

Por quince días dejé de ir al club
para no cruzarlo,
pero mi mente era una fiesta de proyecciones
donde mañana iba a verlo jugar al fútbol,
mas tarde nos tirábamos a la pileta,
y finalizábamos comiendo sandwichitos
en el pasto,
hablando de mascotas de la infancia.

Ahora ando pensando en otras cosas,
entre profundas y triviales,
como cepillarme bien los dientes,
encontrar respuestas en mi genealogía,
escapar de mi sombra y de futuras arrugas,
en esto último podría traducirse
que un poco no quiero crecer,
pero crecí,
porque ya no hago macumbas ingenuas
como enrollar un mechón de pelo suyo
en una pulserita de hilo encerado y
ponerla debajo de la almohada.

Quisiera saber si ustedes a veces
siendo tan escépticos,
no se aburren.
Si dudan tanto que sus discursos
tienen condicionalismo 
e imparcialidad.
Si tienen miedo de los daños colaterales
que implica sentir.
Si quisieran doblegarse del reglón,
desvestirse de nombre
al margen de un mundo que
se disfraza de elegante e instruido,
y a la vez si a veces aún continúan
sientiéndose patéticos y vulnerables.

viernes, 10 de febrero de 2017

Lecturas

La niña lee
el alfabeto de los árboles
y se vuelve ave clara. Cuánta
paciencia ha de tener en aulas
donde le enseñan a no ser.
El temblor atascado
en su garganta es mudo.
También es mundo que
acosan los que saben. Asì aprende
a montar monstruos de ojos pérfidos
y cuando vuelve a la que fue
ve el tiempo lastimado. 
Juan Gelman
"Mundar" (Ciudad de México, 2004-2007)

miércoles, 1 de febrero de 2017

No manches

Hoy los mosaicos
lagrimearon al sentir
como el trapo impertinente
les borraba
las huellas
de barro
que dejaron las suelas
de tus estúpidas zapatillas. 

jueves, 12 de enero de 2017

Murder

Una vez te quise tanto que si vos me lo pedías, iba, y mataba a mi mamá.

(Para Luca)

martes, 10 de enero de 2017

Entonces

La humedad en sus salpicadas manchitas,
como braille en la pared.
La de los ojos clausurados se apoya
a desglosar tal historia:

Era un tiempo de invenciones
para el espanto.
La almohada se apelmazaba
del discurrir en lo tan suyo,
que ya le aburría.
En la cama la hora cedía a la siguiente
tras un largo capricho,
y de repente,
se hizo Enero.

y por las venas
y por las dudas
llevo el silencio debajo de las uñas,
para desmenuzar la polilla
domesticada
al atajo que sobreviene.

Muralla de caligrama con sus ya dichos.
traducir el mapa
con el sentido de los dedos,
descartar,
Sobre fondo blanco.
Mutilado.
Es que solo en aquello que falta,
hay lugar para el devenir.